¿Qué es la mesoterapia?

Hoy en día nos podemos cuestionar si es necesario correr el riesgo de exponerse frente a una cirugía que por lo general termina siendo muy costosa y dolorosa. Pues no, ya no más, actualmente se ha innovado en el campo de la estética y la belleza, incorporando nuevas técnicas que permiten mejorar la imagen sin recurrir al bisturí.

Un claro ejemplo de esto es la mesoterapia, un tratamiento no invasivo, seguro y rápido que permite atacar, erradicar y controlar el contenido adiposo corporal, la celulitis y la acumulación de grasa localizada en las distintas zonas del cuerpo como brazos, papada, piernas, abdomen, glúteos e incluso la cara.

Mesoterapia, ¿para qué sirve?

La mesoterapia es un tratamiento peculiar que se diferencia de la técnica Hifu y la ultracavitación, ya que éste no utiliza ultrasonidos para su efectividad, sino que por el contrario, se infunden microinyecciones de distintos compuestos vitamínicos, aminoácidos, minerales y homeopáticos para lograr la eliminación efectiva de la grasa localizada.

Asimismo, la mesoterapia es una técnica que no produce dolor, y que es muy utilizada en la actualidad para el rejuvenecimiento facial, para bajar de peso y para eliminar celulitis, ya que su objetivo es deshacerse de las bolsas de grasa localizada, e incluso, se ha utilizado de la mesoterapia para tratamientos específicos de alopecia.

La mesoterapia: antes y después en el cuerpo

El antes, es un cuerpo que puede ser mejorado, el después, es el cuerpo deseado.

Para el tratamiento de celulitis y grasa localizada, se utilizan microinyecciones de sustancias homeopáticas que son aplicadas directamente en el cuerpo, lo cual actúa simultáneamente en tres niveles:

  • Celular: Ayuda a estimular los adipocitos del cuerpo y así lograr que éstos liberen la grasa que contengan.
  • Linfática: Con este método se permite un mejor drenaje linfático de las toxinas acumuladas.
  • Vascular: La mesoterapia mejora y favorece considerablemente la microcirculación sistémica y local.

Cuando se trata de tratamientos faciales, la mesoterapia utiliza inyecciones de vitamina y ácido hialurónico, en puntos de enfoque como la cara y cuello donde se puedan apreciar bultos o arrugas. La mesoterapia también se complementa con otras técnicas y métodos para fortalecer la hidratación y la formación de colágeno facial.

Si por el contrario, es para tratamientos de alopecia, la mesoterapia hace uso de enzimas, vitaminas, selenio, provitaminas y complejos generadores, que ayudan a nutrir, regenerar y fortalecer el cabello. En ningún caso, la mesoterapia requiere de anestesia local, ni preparación previa, siendo muy práctica y rápida, realmente.

¿Qué beneficios ofrece la mesoterapia?

Cuando de beneficios se trata, pues la mesoterapia ofrece varios, entre los cuales podemos resaltar:

  • Es un tratamiento que no requiere de preparación previa, ni anestesia, ni mucho menos reposo, siendo muy práctico, ya que no interfiere en la cotidianidad del paciente.
  • La mesoterapia es indolora y no invasiva, por lo que no se van a presentar molestias ni durante ni después del tratamiento, además de que no tiene efectos adversos que puedan poner en riesgo al paciente, comparado con la cirugía.

Mesoterapia: Resultados

Los resultados de la mesoterapia se ven desde la primera sesión de tratamiento, y dependiendo de la cantidad de grasa a tratar en una determinada zona, con 1 sesión semanal por 3 meses se logra un acabado perfecto y con la misma efectividad de los tratamientos quirúrgicos.

¿Cuándo no se puede aplicar la Mesoterapia?

Si bien la mesoterapia es un tratamiento bastante seguro y confiable, pues resulta indispensable tener en cuenta que hay pacientes con condiciones específicas que no pueden aplicárselos, ya que se una u otra forma puede alterar el estado sanguíneo, infecciones, tumores o cáncer.

Una mujer en estado de gestación o lactancia no puede aplicarse tratamientos de mesoterapia, ya que los químicos de las microinyecciones son bastante fuertes, y aunque no suelen ser tóxicos pueden causar alteraciones al bebé. Por otra parte, pacientes con problemas cardíacos y de la tensión no son aptos para la mesoterapia.

Asimismo, si el paciente se encuentra en tratamiento contra el cáncer o algún tumor no se recomienda aplicárselo, al igual que aquellos con problemas renales, diabetes y tampoco en niños y adolescentes.