Lo bello, no sólo cuestión de estética

¿Qué es la belleza? En nuestro día a día, nos preguntamos y pensamos continuamente sobre qué es la belleza, Para nosotros, no es solo una cuestión de armonía o de “verse bien”, sino también sentirse así. Solemos preguntarles a nuestros clientes y también proveedores qué es para ellos lo bello. Para algunos de nuestros pacientes, el cambio estético puede parecer en principio algo efímero, pero en lo profundo, para todos se trata de mucho más que verse mejor. Tiene que ver -en la mayoría de los casos-, con una renovación interna, una transformación cuyo cambio externo es solo la punta de iceberg.

Otra variante es la que nos sugieren nuestros colegas de Crisoland, empresa especializada en la instalación y comercialización de pisos nos sugieren. La idea de que este concepto también tiene que ver con su funcionalidad es sin duda una idea arraigada en el mundo de la arquitectura y el diseño en todas sus variantes. Algo lindo, lo es más, si suma a su aspecto agradable, una función específica. En el caso de estas superficies, aquel relacionado con la dureza o la resistencia al tránsito a la humedad, condiciones irrenunciables y fundamentales a la hora de elegir estos materiales.

 

Justamente nos compartieron una observación sobre las dos tendencias generales en gustos, que marcan a su vez dos líneas de asesoramiento. En su versión más clásica, lo bello tiene que ver con las simetrías, la simpleza, la pureza de las formas y la prolijidad y es la opción más buscada a la hora de optar por superficies para livings, habitaciones o áreas de recepción de clientes en hoteles y comercios. Otro grupo mayoritario busca romper los esquemas, con diseños o colores novedosos sobre todo para los inmuebles más modernos y negocios de ropa y accesorios o detalles en algunos ambientes específicos.